Sans Soleil (Chris Marker, 1983)

Posted on 15/09/2010

0


¿Qué se puede decir de Sans Soleil o más bien qué no se puede decir de Sans Soleil? La película es comparable a “El hombre de la cámara” de Vertov en el sentido de que es igualmente un manual cinematográfico, sólo qué éste trata de atacar y cambiar el lenguaje visual, y en el sentido de que los dos son igual de inaccesibles por su gran contenido intelectual e intertextual que no es accesible al público en general. Sans Soleil desde el principio nos advierte de que va a ir. La imagen de la felicidad para Marker de los niños islandeses y la imposibilidad, que le ha surgido cada vez que lo intenta, de poner la imagen junto con otras lo ha obligado a ponerla en el inicio de ésta junto con un cuadro negro así dice, “si no ven felicidad en la imagen al menos verán el negro”. De ésta manera ya nos hemos dado cuenta de que la película tratara de juegos de montaje, del sentido que adquieren las imágenes de acuerdo a como estén dispuestas en la película y también del sentido que les de el espectador. A lo largo de la película nos vamos topando con cosas que parecen ciertas pero quién sabe si en verdad lo son, Marker nos enfrenta a la costumbre que hemos adquirido de santo Tomás de “hasta no ver no creer” y pone de manifiesto nuestra equivocación al aceptar las cosas de esa manera, pone en duda todo lo que vemos y oímos en la película.

Es tanto lo que se puede hablar de la película que mejor voy a tomar un fragmento. En el viaje en tren a la ciudad de Tokyo la vos nos habla de las personas que se quedan dormidas en el trayecto. En Japón todos duermen en el tren, funciona a manera de aislamiento del mundo exterior, entonces la voz se pregunta por los sueños de esas personas ¿Que estarán soñando? Nos dice que el tren une los fragmentos de todos los sueños dentro de él y hace con ellos una película ¿Pero una película de qué? De sueños reales o más bien sueños creados a partir del bombardeo de información que esas personas, igual que todos nosotros, han sufrido. ¿No será que sus sueños y pesadillas han sido creados a partir de los medios de comunicación y nada de eso es real? Éste es el problema de la película, qué imagen es real y cuál no, nos enfrentamos a un mundo en el que es prácticamente imposible hacer tal distinción.

¿Existe alguna salida? Definitivamente de lo contrario Marker no se hubiera tomado la molestia en hacer la película. ¿Pero cuál? No lo sé, se me ocurre que tal vez puede estar en la separación que existe entre la imágenes y las experiencias que las generaron y mediante ese proceso generar una nueva experiencia en el espectador que sea real, o tal vez combate a la banalidad con más banalidad, pero que con la yuxtaposición que se hace entre la voz y las imágenes, nos obliga a intentar darle algún sentido a la película y al mundo, siempre se necesitará de una narrativa, un paradigma para dotar de sentido al mundo.

Anuncios
Posted in: Uncategorized