Cannibal Tours (Dennis O’Rourke, 1988)

Posted on 30/10/2010

0


“Es difícil ganarse un dólar” es lo que O’Rourke le dice a uno de los nativos de Papua Nueva Guinea, lugar en el que realiza su documental. La película se centra en la relación que existe entre los turistas occidentales  que visitan tierras exóticas y los nativos de esas tierras. Al igual que con “Nanook” la mirada paternalista por parte de los turistas, espectadores de nativos, es imposible de ocultar. Los turistas llegan buscando una sola cosa, un trofeo que llevar a casa, una fotografía que sirva como testimonio de su estancia y los nativos están más que dispuestos dárselos. El turismo es un fenómeno parecido a los espectáculos, la gente paga por ver algo que no ha visto antes, mientras más exclusivo más caro se vuelve, y a cambio se lleva una fotografía.

Cuando O’Rourke le hace el comentario del inicio a un nativo, éste último responde con un simple y cínico sí. Estamos acostumbrados a ver las relaciones entre los pueblos de un modo paternalista y siempre le concedemos características ingenuas e idílicas a los salvajes, de manera que cuando se trata de relaciones de explotación entre pueblos autóctonos y extranjeros tendemos siempre a darle la razón a los nativos. Es verdad que en la inmensa mayoría de ocasiones son ellos los que sufren las consecuencias más terribles pero esto no sucede en todos los casos y O’Rourke esta consciente de eso.

¿Qué tan difícil puede ser ganarse un dólar si lo único que haces es posar para una fotografía que no te exige nada más que aparecer en ella? La relación de valor que se da en éste caso sería, según Marx, una relación a partir de un valor de cambio. El uso que tiene la fotografía para el turista es mínimo e intrascendente, sólo sirve para presumirla y el trabajo que realiza el nativo no justifica en lo más mínimo la ganancia que obtiene de él. Sin embargo el valor que adquiere la fotografía aumenta de acuerdo a la exclusividad de la misma y aunque sólo sirve para presumirla, el estatus que una fotografía de un lugar exótico te brinda es muy grande lo que justifica el pago de un dólar al nativo y hasta parece un precio barato. De esta forma las relaciones sociales se modifican y el nativo se da cuenta de que no tiene que trabajar demasiado para obtener dinero. Muchas personas en el mundo trabajan en condiciones terribles para obtener el dólar que el nativo gana sólo con dejarse fotografiar. O’Rourke pone el dedo en la llaga y borra de  nuestra cabeza, al menos en ésta ocasión, la mirada paternalista y enternecida con respecto a los aborígenes. Los nativos y los pobres no son más buenos ni más malos por el hecho de serlo, es tu calidad como individuo la que te hace ser mejor o peor.

Anuncios
Posted in: Uncategorized