Noche y Niebla (Alain Resnais, 1955)

Posted on 30/10/2010

0


Lo que más nos asusta no es aquello que vemos sino todo lo que no podemos ver. De “Noche y Niebla” se pueden decir infinidad de cosas y un análisis de la película entera nos llevaría mucho tiempo y aún así estaría incompleto, de manera que sólo me dedicaré a exponer algunas de las estrategias que utiliza Resnais para llenarnos de terror. “Noche y Niebla” es uno de los primeros documentales que abordan el tema del Holocausto. Resnais a lo largo de la película nos transporta del tiempo actual al tiempo de la Segunda Guerra Mundial, dejando siempre el material de archivo en blanco y negro, y el material filmado por él a color. De esta manera Resnais nos acercará a lo que se vivió en los campos de concentración apoyando sus imágenes con la poesía de Jean Cayrol, sobreviviente de uno de los campos. Resnais y Cayrol están de acuerdo en que la mayoría de los documentales que tratan estos temas terminan por insensibilizar al espectador dado su estilo directo. Para resolver tal problema utilizan la figura metafórica y así lograr lo que Cayrol explica elocuentemente: “From an ungraspable, unreasonable, intransmittable ecperience we chose major images which permitted the viewer… to participate in this enormous slaughter—people today, or those born after that time, or those who never tried to understand to what lenghts men will go when they hate freedonm and have contempt for everyone”.

Resnais usará una especie de montaje dialéctico que vacilará como antes mencioné entre los apacibles paisajes actuales de los campos de concentración y los materiales de archivo que retratan lo horrores que ahí ocurrieron. Al inicio dije que lo que más nos asusta no es lo que vemos sino lo que no. Existen tres partes que me parecen maravillosas en las que lo único que hace Resnais es darnos las pistas para nosotros completar la imagen. Un poco a la manera de como lo hará Jean Rouch en “La Pirámide Humana” , Resnais nos da los puntos necesarios y nos deja a nosotros dibujar el trazo.

En la primera de esas partes observamos desde fuera una de las barracas de un campo de concentración, después nos adentramos y observamos en un travelling las literas en las que dormían los deportados. Nunca vemos las literas de frente, en cambio vemos en perspectiva la enorme cantidad de camas que había en una barraca. Cuando hacemos la conexión entre el número de literas y el número de personas el horror nos invade. No estamos observando lo que le sucedió a una persona sino lo que le sucedió a millones, Resnais nos pone en una perspectiva general de los acontecimientos, entendemos las muertes sin que si quiera hayamos visto una.  La segunda parte es muy similar, la escena inicia con la cámara en close up sobre una letrina, luego hace un tilt up y vemos en perspectiva una gran cantidad de letrinas.

El tercer momento me parece todavía más brillante. Vemos a un doctor, después a una enfermera, le siguen las imágenes de unas camas forenses, después vemos instrumentos quirúrgicos y guantes, y finalmente medicamentos. Las imágenes que nos invaden son terribles, nos podemos imaginar muy claramente todo lo que sufrieron los pacientes, la cantidad de experimentos que se realizaron en sus cuerpos, los gritos de dolor resuenan en nuestra cabeza, una profunda tristeza estruja nuestros corazones. Resnais logra lo que se propuso, definitivamente nos sensibiliza, la inhumanidad de los personajes que encerraron y mataron a millones es palpable.

Anuncios
Posted in: Uncategorized