The Atomic Cafe (Jayne Loader, Kevin Rafferty, Pierce Rafferty, 1982)

Posted on 30/10/2010

0


El mayor periodo de histeria colectiva en la historia de la humanidad ha sido el de la Guerra Fría. La Segunda Guerra Mundial ya estaba prácticamente terminada cuando Estados Unidos vio su última oportunidad para probar su nuevo invento con víctimas humanas. Hiroshima y Nagasaki fueron los laboratorios y los resultados del experimento fueron desastrosos para los sujetos de prueba. El mundo contemplo por primera vez un arma capaz de terminar con ciudades enteras de una sola sentada. Al termino de la guerra dos grandes bloques controlaban el planeta y sus representantes eran los E.E.U.U. y la U.R.S.S. Ambas partes empezarían a luchar por el control total pero esta guerra no podía lucharse en el campo de batalla, las dos superpotencias poseían el arma más poderosa jamás creada y si acaso se atrevían a usarla la destrucción a gran escala era inminente. La supervivencia del mundo pendía de un hilo y un nuevo campo de batalla surgió. La cabeza de la población era el lugar a conquistar, los ciudadanos de tu bloque debían estar confiados en que nada les ocurriría y los del contrario debían esperar lo peor. Lo primero nunca llega suceder y lo segundo se esparce por el mundo.

Ambos bloques invirtieron una gran cantidad de esfuerzos y dinero para ganar la psique de sus habitantes. “The Atomic Cafe” es un compendio de propaganda generada por los Estados Unidos y editada de una forma perfecta. Los hermanos Rafferty junto con Loader logran crear un historia lineal que nos cuenta la evolución de la bomba atómica a partir de una enorme cantidad de material. Es maravilloso como logran unir fragmentos disímiles realizados por infinidad de personas en una película compacta con una evolución dramática muy bien lograda, en momentos hasta olvidamos que lo que vemos esta compuesto por materiales distintos. La perfección en el montaje es más notoria en las secuencias finales.

¿Pero qué podemos obtener de toda esta propaganda? Lo que obtenemos de todo tipo de propaganda: conocimiento de como los gobiernos utilizan a los medios de comunicación para convencernos. La bomba es completamente letal no sólo en la explosión sino en la radiación que permanece tras ella y sin embargo se decía que lo único que causaba era perdida de cabello que después de un tiempo crecería al igual que antes y que la radiación sólo te afecta si tienes un corte por donde entre el polvo o si no cubres tu boca y nariz. El conocimiento de las consecuencias de la exposición a la radiación se tenía pero por cuestiones políticas y militares debía de callarse. El gobierno estadounidense se jugó a sus habitantes como fichas de póker en una maniobra de bluff. La información es poder y quienes están en él la manejan a su antojo.

El magnifico cómic de Alan Moore titulado Watchmen (en mi opinión el mejor cómic jamás realizado) nos ofrece una hipótesis muy interesante de lo que hubiera pasado si los Estados Unidos hubieran conseguido un arma tremendamente más poderosa que la bomba atómica. “God exists, and he is american” dice el Dr. Glass cuando se refiere al Dr. Manhattan, un superhéroe capaz de manipular la materia en niveles subatómicos y todo lo que eso conlleva. Con el Dr. Manhattan los Estados Unidos no tienen mucho que temer, la carrera se transforma de una atómica a una de superpoderes. Nuevamente el Dr. Glass nos ofrece una sentencia maravillosa: “Dr. Manhattan: Super-Powers and the Superpowers”. Finalmente Moore nos plantea la única salida que el ve del conflicto: si el Dr. Manhattan no esta del lado de nadie y ataca a los habitantes de la Tierra la única posibilidad de sobrevivir es con las superpotencias unidas en una fraternidad antes inimaginable. Aquí les dejo un link para que descarguen el cómic si no lo han leído y si sí también.

http://thepiratebay.org/torrent/4739571/watchmen_full_1_to_12_._Pdf_version

Anuncios
Posted in: Uncategorized