Salesman (Albert y David Maysles, 1968)

Posted on 28/11/2010

0


Los hermanos Maysles realizan un retrato de la sociedad sureña estadounidense a partir del retrato de un oficio y  sin la pretensión de Rouch y Morin de responder a la pregunta por ¿quiénes son los parisinos? Parece que todo en “Salesman” se dirige a explicar el por qué de la venta de artículos de puerta en puerta y no a la inversa como podría suponerse de inicio. Los suburbios en proceso de urbanización, el ama de casa abandonada en el hogar por las mañanas y la economía del día a día en la que el crédito empieza a aparecer son las razones primordiales para la existencia del vendedor solitario. Paul Brennan además de tener que lidiar con decenas de personas al día debe hacerlo también con con sus compañeros de trabajo con los que tiene una relación de lo más extraña al no haber un contacto real, una verdadera amistad, y lo que queda es una relación sórdida de competencia que no se llega a abrir nunca.

La figura de Paul Brennan me recuerda a la de otro vendedor del sur de los Estados Unidos. En la película “Wiseblood” de John Huston un vendedor callejero, distinto de Brennan en tanto que es la gente la que va a él y no al contrario por lo que su labor es también más fácil al no tener que sembrar curiosidad en la gente, es saboteado momentáneamente por un predicador y su hija. El pequeño y pasajero sabotaje que sufre el vendedor de peladores de papas es lo que Brennan sufre cada vez que toca un timbre. A diferencia del vendedor en “Wiseblood” Paul Brennan no se puede dar el lujo de no venderle a las personas que intentan sabotearlo sino que debe de aguantar, tragarse su orgullo y enojo para conseguir lo suficiente para vivir. “Salesman” es el retrato de un vendedor en decadencia que intenta vender Biblias a una sociedad en las mismas condiciones.

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized